Consejos para Nutrición

Consejos de Nutrición

Los problemas de nutrición en el día a día


¿Te ha resultado interesante? NoSí Loading...

Compartir

Enviar a tu amigo/a

Descarga el artículo completo

  1. Nutricion

    No está demostrado científicamente que seguir una dieta especial sea beneficioso para la EM, ni que tenga una efectividad a largo plazo.

    En la actualidad se considera que una persona con EM debe seguir una alimentación variada y equilibrada, la misma que para cualquier persona. Este tipo de alimentación es la mejor forma para asegurarse un aporte de todos los elementos que nuestro organismo necesita.

    Deberás evitar el sobrepeso y el estreñimiento, dos factores que pueden ser causa de trastornos.

     

    1. Consumo de vitaminas

    La mejor regla para un buen aporte de vitaminas es seguir una alimentación equilibrada y variada, rica en frutas y verduras crudas.

    Aquellas personas con alto nivel de estrés y los fumadores que no consigan dejar el hábito, necesitarán un aporte extra de vitamina C y vitamina B, B6 y E. En el caso de las mujeres que toman píldoras anticonceptivas necesitarán un aporte suplementario de Vitamina

    Lo ideal es consumir las vitaminas directamente a través de los alimentos frescos, pero la actual preparación y elaboración de éstos y los procesos de cocción destruyen buena parte de las vitaminas iniciales. Asimismo, la automedicación y el consumo de vitaminas sintéticas conlleva riesgos de hipervitaminosis, por eso es conveniente informarse y seguir el consejo de tu médico.

    Para preservar las vitaminas de los alimentos es aconsejable:

    • Comprar las verduras en pequeñas cantidades y a menudo.
    • Conservar las verduras en la nevera.
    • Lavar las verduras a conciencia, pero sin dejarlas a remojo en el agua.
    • Abstenerse, en la medida de lo posible, de pelar las verduras y las frutas, ya que la mayoría de los principios vitamínicos se encuentran en la piel. Cocer las patatas con piel, preferiblemente.
    • Cocer los alimentos con las mínimas cantidades de agua, para evitar perder las vitaminas por dilución.
    • Una cocción corta a temperatura elevada preserva mejor las vitaminas que una cocción larga a fuego moderado.
    • No preparar las verduras con antelación (para dos comidas por ejemplo).
    • Si queremos rallar zanahorias o hacer zumo de naranja, lo haremos justo antes de tomarlo. En contacto con el aire la Vitamina C se destruye.

     

    2. Proteinas

    Para una alimentación equilibrada, se recomienda consumir proteínas de origen animal y vegetal a partes iguales.

    La mezcla de distintos cereales como la cebada, copos de trigo, avena integral (“muesli”) constituye una fuente rica en proteínas muy adecuada para el desayuno.

    Es recomendable consumir pan y legumbres secas (cocidas con pocas grasas, y a ser posible, con aceite en lugar de con embutidos).

    Moderar en general el consumo de carne y sus derivados.


    3. Grasas

    Se recomienda moderar el consumo de grasas (constituyen la mayor fuente de aporte calórico, responsable importante del sobrepeso) y sustituir las grasas de origen animal por las de origen vegetal.

    Para cocinar utiliza aceite de oliva, en lugar de otros tipos de aceites ya que es el que mejor resiste al calor de la cocción. Evita el consumo de margarinas y grasas vegetales.


    4. Hidratos de carbono o azúcares

    Disminuir el consumo de azúcar, así como de productos azucarados (pasteles, helados y bebidas refrescantes).

    Es recomendable el consumo de pan, patatas, legumbres secas, arroz, y las mezclas de cereales, ya que son fuente de energía, vitaminas, minerales y fibras.


    5. Minerales

    Disminuir el consumo diario de sal en las comidas.

    Nuestro organismo asimila mejor el hierro que proviene de animales que el de los alimentos vegetales. El hierro se asimila mejor en presencia de vitamina C (cítricos, kiwi, etc.). En cambio, el café tiene un efecto contrario.


    6. El agua

    El agua es, de entre todos, el nutriente más indispensable. Consumir como mínimo 2 litros al día.


    7. La fibra

    El consumo de fibra constituye el tratamiento ideal contra el estreñimiento. Se encuentra en frutas, verduras, pan, cereales integrales, legumbres secas...


    Recomendaciones generales

    Con el fin de asegurarnos una dieta equilibrada, a continuación encontrarás una serie de recomendaciones generales:

    • Eliminar toda la grasa aparente (el sebo de las carnes) y la piel antes de cocinar las carnes y las aves.
    • Utilizar técnicas como la cocción al vapor o microondas, que reducen el contenido graso de los alimentos.
    • Las grasas animales se sustituirán por aceites vegetales (aceites de oliva, girasol, etc.).
    • Consumir diariamente al menos dos piezas de fruta y dos raciones de verdura (una cruda y otra cocida).
    • Aumentar la ingesta de legumbres, cereales, pan, pasta y arroz integral.


    Las bebidas alcohólicas agravan la fatiga, la debilidad o los trastornos del equilibrio, por lo que se recomienda evitar su ingesta.