Trastornos visuales

Los síntomas visuales, como la visión borrosa y la ceguera de un ojo, que se producen en la esclerosis múltiple (EM) suelen ser el resultado de los daños en el nervio óptico y/o una disfunción de los músculos que controlan el movimiento ocular.

¿Cuáles son los problemas visuales que causa la esclerosis múltiple?

Los problemas de visión, también llamados trastornos visuales, son un síntoma común de la esclerosis múltiple (EM) debido a los efectos de la enfermedad sobre el sistema nervioso central (SNC). El proceso de desmielinización, o la pérdida de mielina (la sustancia que rodea los nervios), que es la causa de la EM, termina afectando diferentes funciones del sistema nervioso. Como resultado, algunas personas con esclerosis múltiple pueden sufrir un deterioro de la vista.

Los principales problemas visuales que se han apreciado en las personas con EM son el resultado de daños en el nervio óptico (que envía señales visuales desde el ojo al cerebro), aunque también pueden deberse a una disfunción de los músculos que controlan el movimiento ocular.

Los problemas visuales más comunes asociados a la EM son:

  • Neuritis óptica: causada por la inflamación del nervio óptico, que se encarga de transmitir la información que captan nuestros ojos hasta el cerebro para permitir que podamos ver.
    • Los principales problemas que genera el daño en este nervio son: visión borrosa, pérdida temporal de la visión y dificultad para ver correctamente los colores, entre otros.
    • Estos síntomas visuales suelen aparecer durante los brotes, entendidos como los cambios nuevos y abruptos de los síntomas neurológicos que duran más de 24 horas o un empeoramiento evidente del cuadro. Después de algunas semanas, la visión vuelve a la normalidad. Sin embargo, en algunos casos esas lesiones pueden provocar daños a largo plazo.
    • Pérdida de visión temporal: durante los episodios graves de EM o cuando se producen los brotes, la persona puede sufrir una ceguera temporal. En ese caso, el agravamiento del cuadro general puede provocar una pérdida de visión temporal causada por la inflamación aguda del nervio óptico. Sin embargo, suele tratarse de un estado transitorio que va remitiendo con el paso del tiempo.
  • Cambios en los músculos oculares: la visión doble (diplopía) es el resultado de un daño en los músculos que controlan el movimiento de los ojos. Debido a la debilidad o a la falta de coordinación de los músculos oculares que causa la EM, algunas personas pueden ver imágenes dobles. En estos casos, cubrir uno de los dos ojos es suficiente para que la visión doble desaparezca, un truco que puede brindar una solución temporal al problema. En cualquier caso, al igual que ocurre con el resto de los cambios en los ojos, la visión doble generalmente desaparece sola.
  • Movimientos oculares involuntarios: algunas personas pueden sufrir movimientos oculares rítmicos involuntarios, un fenómeno conocido como nistagmo. Como regla general, esta condición no causa cambios en la visión, por lo que se clasifica como asintomática (sin síntomas).

Los síntomas más comunes relacionados con los problemas de visión en la esclerosis múltiple son:

  • Visión borrosa
  • Dolor al mover los ojos
  • Dificultad para distinguir los colores
  • Visión doble
  • Pérdida de visión

En cualquier caso, no es usual que estas condiciones sean permanentes y es poco probable que la persona sufra una pérdida de visión completa.

¿A qué se deben los problemas visuales en la esclerosis múltiple?

Al igual que el resto de los síntomas de la EM, los problemas oculares se deben a la degradación progresiva de la mielina y las fibras nerviosas. Como resultado, se interrumpe la transmisión de señales visuales del ojo al cerebro (nervio óptico) y se afectan las señales en los nervios que controlan el movimiento ocular. Al final, se produce una falta de coordinación en el funcionamiento del sistema nervioso central (SNC), que incluye el cerebro, el cerebelo y la médula espinal, que es responsable de regular las funciones normales del ojo.

Tratamiento de los problemas visuales en la esclerosis múltiple

La mayoría de los problemas visuales causados por la esclerosis múltiple son temporales y no requieren un tratamiento especial.

Aun así, en algunos casos el médico puede prescribirte un tratamiento con esteroides (también llamados corticoides). Estos fármacos tienen un potente efecto antiinflamatorio, de manera que acortan la duración de los episodios de alteraciones visuales y alivian su gravedad.

A veces, el uso de lentes correctivas (gafas) puede ser suficiente para corregir los problemas de visión.

 

Referencias:

1. US National Multiple Sclerosis Society, MS symptoms. Consultado http://www.nationalmssociety.org/Symptoms-Diagnosis/MS-Symptoms
2. Drs. M. Murie & E. Moral (2011): Espasticidad en esclerosis múltiple, ISBN: 978-84-15198-27-7, Luzán 5, S.A., Madrid, España.
Esta información es de carácter general, no suplanta el consejo de un profesional de la salud y no se debe usar para diagnosticar ninguna condición médica.
Si necesitas asesoramiento específico, consulta a tu médico, es el más indicado para resolver tus dudas y analizar tu estado de salud. Solo un profesional de la salud puede evaluar adecuadamente tu caso y determinar cuál es el mejor tratamiento. 

Discover more

Related information and resources

This is an article, lorem ipsum dolor sit amet,  adipiscing elit.

+ Leer m´as

This is an article, lorem ipsum dolor sit amet,  adipiscing elit.

+ Read more

This is an article, lorem ipsum dolor sit amet,  adipiscing elit.

+ Read more

This is an article, lorem ipsum dolor sit amet,  adipiscing elit.

+ Read more

Aviso Legal

Esta información es de carácter general, no suplanta el consejo de un profesional de la salud y no se debe usar para diagnosticar ninguna condición médica. Si necesitas orientaciones específicas sobre cuestiones médicas, debes consultar a un profesional. Solo tu médico puede asesorarte apropiadamente en base a tu estado de salud e indicarte pautas de tratamiento personalizadas.